miércoles, 20 de mayo de 2009

Te llamabas


Te llamabas


que no te nombren
que seas sombra callada
en la libertad en que andas
yo te sé
indicio /ribera /agua clara
ahora
de qué te vale muerte
si aún no hay bufares
ni gritos de pájaros migrando
hasta el muro abierto de la nada
que mira hacia la sima de mi todo
de qué te vale
si todavía hay que recoger el verbo salobre
de mi voz ahogada en las arenas
de los mares ignotos del horizonte
que apenas diviso


te llamabas
(llamo)
escape /salida/eco/sueño
sueño/sueño


Migdalia B. Mansilla R.
Fecha:…¿qué?
Mayo 20 de 2009

7 comentarios:

josé dijo...

Sublime, digo por tu mente que vuela y pinta el sentido del dolor del amor, la constancia y la brisa. Mi ausencia se ve reconfortada hoy Mig, por beber tu sentimiento grande, sabes que lo digo desde el alma y no es frecuente que lo haga. Mi afecto venezolana.

julia del prado morales dijo...

Sueño que llega a tus lectores que te quieren y admiran tus letras y versos, Julia

Anónimo dijo...

Mig a ti te sobran sentimientos y seguiras alumbrando con tus pemas esta pobre vida. Besitos. Lola.C.Calzada

Georgia dijo...

Hermoso...escrito desde las entrañas y así llega...hasta ese espacio que aún dentro de nosotros desconocemos

un abrazo

Leo dijo...

Sueño en un imposible que en la lejanía está.
Despréndeme de esta quimera que consume mi bien estar.
Mig, me dan mucho que pensar y discurrir tus escrtos, pero ello es bueno para mi edad.
Gracias, Mig, hasta otro día.
Abrazos, Leonor

Negro bilbao dijo...

Como siempre...impresionante, me llegó muchisimo, tienes una forma de expresar cosas de forma sencilla y a la vez complicada que me recuerda a mi adorada Gloria Fuertes :)

Ví tu comentario de que se me extraába y me animó a volver a hacerlo, ¡muchas gracias!

Como siempre... la pereza me podía mas que las ganas.
un abrazo, nos leemos.

Antonella Cuevas Zambrano dijo...

Se llama o la llaman o la llamamos a esa que no queremos ver, al menos no es nuestro tiempo nunca...pero..algun momento será el de ella y tendremos que enfrentarla...¡uf! me niego igual que tú...
cariños migdalia