jueves, 13 de noviembre de 2008

Exclusividad


Exclusividad

el amor no tiene la exclusividad
de rogar por el olvido
ni tampoco de llorar ausencias
ni soñar con el abandono del dolor

el odio desespera por lo mismo
por suelos acechados en sus poros
tratando de ser manantial del rencor
embriagarse de redención
de no sentir / pensar
de dar vuelta a la hoja
saber
que entre amar y odiar
se teje un hilo tan fino
que a veces
ni distinguir se puede
cuál es luz
y cuál es sombra

no / no tiene el amor
la exclusividad de rogar
por el olvido


Migdalia B. Mansilla R.
Fecha: en la lucha titánica de nadar entre dos aguas.
Noviembre 13 de 2008

6 comentarios:

julia del prado morales dijo...

Pues claro no se olvida el amor..., es parte del ser humano. Buen poema Mig, abrazos desde el Perú. Julia

josé dijo...

Si hay algo complicado son los vericuetos del amor con todos sus enlaces, los que tú nombras Mig, siempre lo haces, y no es que yo haya aprendido mal o con excelencia, solo que nada es igual, aunque no tan distinto, el infierno y el cielo somos los hombres y digo las mujeres, pero ahí andamos hasta que nuestro corazón aguante, verdad?

Elisabet Cincotta dijo...

Es así entre amor y odio el límite no está marcado. Tengo para mí que si se deja de amar ya no se puede odiar, quizás allí solo nazca el olvido... no lo sé porque las personas tenemos otros sentimientos que nos hacen persistir aún sin amar.
besos
Elisabet

Anónimo dijo...

Querida Migdalia.¡ Entre el amor y el odio solo hay una paso.Y es una línea tan fina que una se la salta sin apenas darse cuenta.¡ Y las consecuencias suelen ser nefastas¡ E incluso puede ser que toda la vida el salto de esa línea tan fina te marque para toda la vida. Y ya no tiene lugar el retorno.
¡ te quiero ¡ Un abrazo. Lola Calzada

Hecha de silencios dijo...

El amor y el olvido no son amantes decía mi padre,
El odio y el amor en cambio se tutean
El amor querida, digan lo que digan será siempre el motivo que nos garantiza que estamos vivos.
Te beso siempre
Elba

Poeta Carlos Gargallo dijo...

Bueno, muy bueno, me gustó, un abrazo.